2 febrero, 2016

Centro de Cambio Global UC finalizó primera etapa de investigación en el río Maipo

cajon2CORTADA

Con la presencia del subsecretario de Medio Ambiente, Marcelo Mena; el subdirector subrogante de la Dirección General de Aguas, Luis Huerta; y la vicerrectora de Investigación UC, Sol Serrano, se realizó el seminario de cierre del proyecto Plan de Adaptación para la cuenca del río Maipo (MAPA).

En la actividad expuso Francisco Meza, director de Posgrado de Agronomía UC, quien fue director del Centro de Cambio Global UC principios de 2016. Expresó lo importante que ha sido efectuar esta primera etapa de investigación en la cuenca del Río Maipo, por ser una iniciativa bastante innovadora en el país, que logró reunir actores del mundo académico, público y privado.

Sebastián Vicuña, el nuevo director del Centro de Cambio Global UC y académico del departamento de Ingeniería Hidráulica y Ambiental UC, compartió más detalles acerca de la investigación que él dirigió. Con financiamiento del Programa de Clima y Agua del Centro Internacional de Investigación para el Desarrollo (IDRC), el Centro de Cambio Global UC inició a fines del 2012 un proyecto de investigación cuyo objetivo ha sido desarrollar un plan de adaptación a la variabilidad y al cambio climático en la cuenca del Río Maipo. 

vicuña

Sebastián Vicuña, director de Centro de Cambio Global UC y académico del departamento de Ingeniería Hidráulica y Ambiental de la Escuela de Ingeniería UC.

Las dos líneas de trabajo del proyecto incluyen el desarrollo de un proceso de adaptación, incorporando a actores relevantes de la cuenca, y por otra parte, el desarrollo de herramientas de análisis y generación de información que permitan identificar los desafíos, vulnerabilidades y alternativas de adaptación en la cuenca del Río Maipo.

“El proyecto nació con el espíritu de que lo íbamos a desarrollar en conjunto entre la academia y la sociedad. Así ha sido y nos enorgullece”, expresó Vicuña. Destacó la labor colaborativa entre múltiples académicos, empresas y representantes del sector público.

Sobre el contexto general, explicó que “el proyecto nace en un sistema que va cambiando. El clima está cambiando. La temperatura está cambiando. Las precipitaciones van disminuyendo. Es una cuenca con necesidades que crecen y un clima que cambia. En ese contexto nace el proyecto”.

Un elemento fundamental del proyecto es la adaptación, ese proceso de ajuste y de cambio permanente al clima actual o al esperado. “Por medio de la adaptación queremos evitar daños o aprovechar oportunidades”, explicó el académico.

Fuimos trabajando con los actores durante estos tres años para establecer el estado de la cuenca hoy día y también las proyecciones hacia el futuro. Necesitábamos entender las amenazas o efectos del clima en los próximos años. Existen amenazas que escapan del control de los actores de la cuenca. Con esa información generamos una serie de posibles escenarios que reconocen la incertidumbre a escala global de la cuenca”, explicó el director.

Sobre la base de los posibles escenarios climáticos que se definieron, el equipo de trabajo buscó qué medidas se pueden tomar para mitigar los daños. De manera metódica y colaborativa se ha diseñado un plan que incluye ejemplos de medidas que se pueden tomar ante diferentes casos.

A modo de ejemplo, algunas medidas sugeridas están relacionadas con los servicios ecosistémicos de regulación y provisión de agua: introducción de cultivos nativos; inversión en terrazas; protección de glaciares y de taludes; y fondos de agua.

Algunas medidas relacionadas con la regulación y distribución de agua desde cauces naturales son: captación de agua de lluvia; recarga de acuíferos; cambios en infraestructura de almacenamiento (físicos y operación); infraestructura de protección; mejoras en sistemas de captación y conducción; y transferencia, venta o arriendo de derechos.

Más información del proyecto aquí.

INFORMACIÓN PERIODÍSTICA

PRENSA UC