8 agosto, 2016

Fundador de Coaniquem realiza exposición a profesores de Ingeniería UC

IMG_8260

Dr. Jorge Rojas, fundador de Coaniquem

El desarrollo de nuevas soluciones tecnológicas para el tratamiento de quemaduras, el área de diseño industrial y la constante obtención de recursos son algunos de los desafíos que enfrenta Coaniquem o la Corporación de Ayuda al Niño Quemado, corporación que ofrece rehabilitación a niños con quemaduras de forma integral y gratuita, además de trabajar en la prevención de la ocurrencia de quemaduras infantiles y en la capacitación de profesionales y técnicos del área en Chile, Latinoamérica y el Caribe.

Su fundador, médico cirujano y especialista en cirugía plástica y reparadora de la UC, Jorge Rojas, contó a los académicos sobre los inicios de esta organización y cómo desde la ingeniería se pueden realizar contribuciones. Diseño de órtesis, proyectos de biomedicina y nanotecnología fueron algunos de los ejemplos que se abordaron. “Vengo a pedirles trabajo, inteligencia, pasión,” fue el llamado del doctor Rojas.

Pablo Irarrázaval, director del Instituto de Ingeniería Biológica y Médica UC; Soledad Ferrer, subdirectora de Emprendimiento Social; doctor Jorge Rojas, fundador de Coaniquem; Juan Carlos de la Llera, decano de Ingeniería UC; Ignacio Lira, gerente general de Coaniquem e Ingeniero UC.

Pablo Irarrázaval, director del Instituto de Ingeniería Biológica y Médica UC; Soledad Ferrer, subdirectora de Emprendimiento Social; doctor Jorge Rojas, fundador de Coaniquem; Juan Carlos de la Llera, decano de Ingeniería UC; Ignacio Lira, gerente general de Coaniquem e Ingeniero UC.

En Pudahuel, por su cercanía a la carretera y el aeropuerto, en 100 metros cuadrados y con seis personas, se fundó el primer centro de rehabilitación de Coaniquem en 1979. Su demanda fue tal que al poco tiempo consiguieron fondos para agrandar el centro a 1.600 metros cuadrados y así recibir a niños de toda la Región Metropolitana. Luego, comenzaron a recibir niños desde diversas regiones del país, lo que obligó a la corporación a continuar creciendo. Lanzaron una campaña de reciclaje de vidrio, pionera en ese tiempo, que les permitió financiar un hotel de 32 habitaciones para acoger a niños provenientes de todo Chile. Paralelamente, abrieron 20 oficinas desde Arica a Punta Arenas para canalizar los requerimientos, hasta llegar en la actualidad a tres centros de atención en los que acogen gratuitamente a más de ocho mil pacientes al año, mil en Antofagasta, mil en Punta Arenas y seis mil en el centro de Santiago.

Con un modelo de desarrollo propio, la corporación ha logrado alcance en cerca de 20 países de América Latina y el Caribe, no sólo rehabilitando niños, sino que capacitando a especialistas a través de un sistema de formación semipresencial, llegando a 300 profesionales en la región.

“Todo lo que se hace en Coaniquem tiene una connotación hemisférica, porque esa red ya está construida. 300 profesionales en 20 países, una cantidad importante de pacientes que se atiende con nosotros se van a beneficiar y eso es muy lindo cuando uno se asocia a una institución en la que sabe que el efecto multiplicador es mucho más grande”, precisó el doctor Rojas refiriéndose a posibles proyectos de colaboración.  En la oportunidad, presidida por el decano de la Facultad de Ingeniería, Juan Carlos de la Llera, también estuvo presente Ignacio Lira, ingeniero UC y gerente general corporativo de Coaniquem.