20 junio, 2016

Grupo Engie premia robot que limpia paneles solares desarrollado por ingenieros UC

INTI-TECH_Engie.2CORTADA1.1

De izquierda a derecha en la foto: Camilo Contreras, Nicolás Correa, Camilo Flores y Mauricio Chiong, recibiendo el premio del concurso de innovación de Engie.

Para el equipo “Inti-Tech” conformado por alumnos e ingenieros de la UC junto a un geólogo de la universidad de Chile, los últimos meses han sido claves para continuar desarrollando y consolidando su emprendimiento.

Actualmente el proyecto, un robot que limpia paneles solares, es uno de los diez finalistas del concurso Brain Chile, una instancia que promueve y premia a proyectos desarrollados en torno a la ciencia, la tecnología y la innovación, adjudicándose cinco mil dólares para la aceleración de su iniciativa.“Estamos muy convencidos de que vamos a ganar. Queremos llegar a conseguir un producto con un acabado profesional”, afirma Ignacio Rodríguez, ingeniero eléctrico UC.

Además de Brain, recientemente se hicieron acreedores de sesenta mil dólares para el desarrollo e implementación del proyecto en las oficinas de la empresa energética multinacional Engie junto a mentorías en Endeavor Chile. Esto, luego de haber obtenido el primer lugar en el concurso de innovación que impulsa Engie en el marco de la “Innovation Week”. Instancia en la cual concursaron cerca de cien proyectos provenientes de Europa y Latinoamérica.

Para Camilo Flores, ingeniero civil mecánico UC, que uno de los principales actores en la industria energética nacional los hayan premiado con financiamiento y asesorías, significa una oportunidad única. “Tenemos entendido que la empresa planea invertir fuertemente en energías renovables no convencionales. Principalmente en energía solar, ya que Chile es el país con mayor potencial para el desarrollo de este tipo recurso. (…) Tomando en cuenta eso, Engie es el socio ideal para poder desarrollar nuestra tecnología”, agrega Flores.

Un exitoso proyecto

La idea de construir un robot que limpie paneles solares nació de la inquietud de Nicolás Correa, geólogo de la Universidad de Chile, quien, realizando una consultoría en su antiguo trabajo en el norte de Chile, se dio cuenta de un problema que con el tiempo terminaría siendo una oportunidad. “Vimos que los paneles solares estaban bajando su eficiencia, porque estaban demasiado sucios. Nos dimos cuenta de que había una oportunidad de mercado porque se estaba perdiendo mucha plata, relata Correa.

Según cuenta Camilo Flores, el desarrollo del proyecto también ha tenido que ver con lo brindado por la Universidad en sus años de pregrado. “Aparte de los conocimientos adquiridos en relación a la temática de energía solar, desde la Escuela de Ingeniería siempre nos motivaron a que hiciéramos cosas nuevas, que no nos quedáramos quietos trabajando. Que innováramos”, señala éste.

El ser finalistas de Brain además les ha permitido formar una atractiva red de contactos. Aún más, a la fecha ya han participado en conversaciones con algunas empresas solares que podrían estar interesadas en el proyecto. “Es un buen estímulo para la realidad chilena, pues se apunta a la investigación y desarrollo”, destaca Rodríguez.

Próximos pasos

Con el dinero obtenido en Brain Chile, los finalistas aseguran que continuarán avanzando en el prototipo y planean “pulirlo tanto estética como funcionalmente” utilizando las instalaciones de la Universidad, beneficio obtenido tras quedar entre los diez mejores proyectos. “Lo bueno de Brain es que no tenemos que estar tan avanzados en el proyecto, y nos ayudan a conseguir redes de contacto que muchas veces es más difícil que conseguir plata”, agrega Flores.

Sin embargo, y gracias a la adjudicación del premio de Engie, sus ambiciones y planes futuros ahora son aún mayores. Al cabo de seis meses se propusieron finalizar el período con un producto comercial y con al menos una compra realizada. “Con el objetivo de llevar a cabo las primeras ventas, necesitamos desarrollar varios pilotos para poder validar nuestra tecnología. Es en estos temas, validación y desarrollo del producto, donde pretendemos poner la mayor parte de los recursos”, finaliza Flores.