9 junio, 2016

Un Ministerio de Ciencias para la Investigación y el Desarrollo

shutterstock_200689559

En su reciente Cuenta a la Nación del 21 de mayo, la Presidenta de la República ha ratificado su voluntad de avanzar y enviar en el segundo semestre de este año un proyecto de ley con el fin de crear el Ministerio de Ciencia y Tecnología. Esto -apunta el rector Ignacio Sánchez en una columna que reprodujo revista Qué Pasa del viernes 3 de junio-  generó un aplauso espontáneo en el Congreso, ya que los más de mil asistentes valoraron la importancia y el apoyo del ejecutivo a la institucionalidad de la creación de nuevo conocimiento, factor clave para potenciar a Chile en la senda del desarrollo integral.

En el texto señala que “junto con compartir la necesidad de avanzar en esta propuesta, ya que el desarrollo de la investigación es crucial en nuestro país, quisiera plantear que este Ministerio de Ciencias debiera tener una mirada y un trabajo más amplio.  El conocimiento y su investigación y desarrollo es más amplio que sólo la Ciencia y Tecnología. Incluye por supuesto a las Ciencias Sociales, a las Humanidades, al Arte y a todas las disciplinas que impactan directamente en el bienestar de la persona, es decir en su desarrollo y felicidad”.  Sánchez va más allá, dice que por esto, si sólo pensáramos en la generación de conocimiento en un área del saber, comenzaríamos sesgados, con limitaciones en un proyecto de relevancia país, que debe orientar este crecimiento en los próximos años.    

Desde hace varios meses, en la UC se constituyó una Comisión de trabajo interdisciplinaria para aportar y enviar propuestas a las autoridades en este período pre legislativo, con el ánimo de entregar insumos e ideas a la generación de esta nueva ley. La Comisión ha trabajado en los principios inspiradores de esta nueva institucionalidad, en la propuesta de sus ejes de acción y en destacar el fomento de la relación virtuosa que debe existir entre ciencias básicas, aplicadas y en la transferencia del conocimiento a la sociedad.  Explica el rector que junto con mantener un diálogo fluido con las otras universidades del país, se ha invitado a varias autoridades nacionales en el área de las Ciencias, lo que ha sido un aporte sustantivo al debate e intercambio de ideas.  Agrega:  “En esta maravillosa experiencia, hemos podido constatar la riqueza del trabajo fecundo y complementario propio de la inter disciplina. El aporte del Arte y de las Humanidades a la generación de una propuesta de investigación es de real magnitud e importancia. Se constata que el nuevo conocimiento con frecuencia está en los bordes de las disciplinas, por lo que su mirada conjunta es de extremo valor, orientado al objetivo común de la investigación: avanzar en la búsqueda de la verdad, del bien y de la belleza”.

Por esto, plantea el rector,  creemos que este Ministerio debe orientarse a la Investigación y al Desarrollo, para un avance en el conocimiento de manera amplia e integral. Los principales lineamientos a abordar plantean algunos desafíos vitales: incluir un poderoso estímulo y dar la importancia real a la investigación con una fuerte inversión en las universidades; la formación de programas doctorales de relevancia internacional; un programa de reinserción de alumnos postdoctorados que permita la proyección y sustentabilidad de la investigación en el país; financiamiento a los proyectos, a los investigadores y a las instituciones que demuestre la importancia que el país le aporta a este tema; divulgación científica en la sociedad que permita demostrar la importancia para las personas y el país del avance en un conocimiento de futuro y sustentable; y quizás uno de las acciones más importantes, educar a los niños y a las nuevas generaciones con criterios de explorar y preguntar, tener inquietud por las maravillas de la ciencia, del arte y de las humanidades. Así, agrega,  el análisis crítico, cuestionar lo que existe, mirar con diferentes ángulos las nuevas realidades, son aspectos claves para avanzar a un futuro que nuestra sociedad está  por conocer.

Según  señala  Ignacio Sánchez, existe la oportunidad única a nivel del país para soñar el tipo de futuro que queremos. Uno que se base en la generación de nuevo conocimiento pensando en la dignidad de la persona y en su desarrollo integral. Para esto, enfatiza que la mirada debe ser amplia e inclusiva de todas las disciplinas que hacen de la vida un proyecto integral. De una mirada y visión de las Ciencias y Tecnología, de las Ciencias Sociales, del Arte y las Humanidades. Solo así, dice,  podremos alcanzar un desarrollo que esté al servicio de las personas, en donde cada uno valga por lo que es, y en donde este avance de la sociedad en todas las disciplinas le permita a la persona poder desarrollarse de manera integral.  Por supuesto, agrega,  con el objetivo de alcanzar su realización personal y la anhelada felicidad, que dependerá de alcanzar nuevas etapas en el conocimiento de la verdad, del bien y de la belleza.  “Todo un desafío que hay que abordar de manera interdisciplinaria, con el aporte de todas las áreas del saber”, concluye.

INFORMACIÓN PERIODÍSTICA

Prensa UC