12 diciembre, 2017

DCC UC reconoció a sus graduados de pregrado y postgrado 2017

Con una cena para reconocer la constancia, los logros y el esfuerzo dedicado a su etapa universitaria el Departamento de Ciencia de la Computación UC celebró a los 33 titulados de la generación 2017. En la actividad encabezada por el director del DCC UC, Yadran Eterovic, se distinguió a los profesores, Miguel Nussbaum y Marcelo Arenas, como los docentes más inspiradores; y se premió a los titulados, Francisco Maturana, como mejor estudiante; Sebastián Salata, como mejor compañero; y Belén Saldías, como autora de la mejor tesis de magíster de su generación titulada “A Full Probabilistic Model for Yes/No Type Crowdsourcing in Multi-Class Classification”.

“Estamos preparados para ser los mejores profesionales de Chile y todos quienes vayan a ser afectados por nuestras decisiones o desarrollos merecen el mismo respeto que nosotros. Pongamos con pasión nuestra carrera al servicio de los demás”, dijo la graduada del Departamento de Ciencia de la Computación UC, Belén Saldías, en un discurso que reproducimos a continuación.

“Discurso DCC – Cena titulados 2017

Hola a todos, estando frente a todos ustedes lo primero que siento es respeto y agradecimiento. Porque pasamos juntos 6 años grandiosos de nuestras vidas. Pero también quiero dar gracias al cielo porque por fin se terminaron esas eternas programatones. Pasar de largo por una tarea o no salir un fin de semana. Por que ya no tenemos que preocuparnos de escribirle al profe para que corra la tarea, o hacerle entender al ayudante que hace 5 minutos la tarea corría perfecto. Todos estuvimos ahí. Incluso cuando prometíamos cosas si pasabamos los ramos. Yo por ejemplo prometí que si pasaba programación avanzada me iba a confesar en una iglesia. Así que dos días después estaba en una capilla confesándome.

Pero también llegan a su fin las ayudas diarias de la Sole, Alda, la Yessi, la Ceci, la Dani, la Berni, la Antonieta, y de todo quienes hicieron del DCC nuestro hogar, y nuestra familia. Quiero dar gracias especiales a los profesores que se esfuerzan cada día por entregarnos todo lo que sabían para formarnos como mejores ingenieros. Y por siempre querer sacar lo mejor de nosotros. Mucho de esto llega a su fin. Pero ahora tenemos a nuestros colegas, los que estamos aquí, nosotros mismos. Mirándonos encontramos a nuestros compañeros, ayudantados y ayudantes. En lo personal fui ayudante de muchos, y tal vez no todos obtuvieron ahí un 7.0. Pero hoy cada uno de nosotros se lo merece. Por la perseverancia, por superar las frustraciones, por trabajar en equipo, por ayudar al otro, por la ambición del saber, por la buena onda, y por todas las sonrisas compartidas, al menos yo de todos ustedes he aprendido. Por apañarnos hasta el fin, como cuando un curso completo defendió a Salata ante un cliente mal informado (Benito). No sé si eso pasaría en todos los departamentos.

Estando en el DCC aprendí al menos tres grandes cosas, que tal vez los que llevan más tiempo en el departamento ya las conocen, pero no por eso quiero dejar de destacarlas:

1. Nuestra escuela es de nivel mundial. Durante mi investigación de magister el Departamento de Computación me permitió hacer varias pasantías en una de las mejores universidades del mundo, Harvard University. La primera semana no sabía qué estaba haciendo allá, me sentía como un caracol intentando correr contra Usain Bolt. Pero un día asistí a una clase de programación en python donde Estaban viendo orientación a objetos. Un alumno levanta la mano y pregunta algo así como “profesor, existe la herencia en python?”. Y yo dije “aah estos no cachan nada, me voy”. Mentira, igual me quedé toda la clase. Pero ese día me di cuenta no solo de que el DCC nos prepara de manera excepcional, sino que depende de nosotros como alumnos, profesionales e investigadores romper las barreras de la ciencia y el conocimiento. La única diferencia entre ellos y muchos de los que estudiamos en la UC es la pasión. Allá todo el mundo quiere ser el mejor, todos quieren dar lo mejor de sí mismos. Y todos aman lo que estudian. Estamos preparados para ser los mejores profesionales de Chile, y todos quienes vayan a ser afectados por nuestras decisiones o desarrollos merecen el mismo respeto que nosotros. Pongamos con pasión nuestra carrera al servicio de los demás.

2. Somos unos afortunados. A pesar de las dificultades que cada uno pueda haber vivido o estar cargando en su espalda, somos unos afortunados. Pueden levantar la mano los que se acuerden por qué eligieron computación? Piensen un momento cuántos con las mismas ganas se quedaron atrás. Yo entré a la universidad con una sola pregunta en mi mente que quería resolver. ¿Cómo hacen las tiendas de supermercado para saber dónde poner los estantes? y ¿cómo sabían que promociones ofrecer?. Afortunadamente aprendí a resolver esas preguntas dentro de los primeros años de U, pero lo mejor es que hoy todos nosotros somos capaces de plantearnos y resolver muchas más preguntas de las que jamás nos hubiésemos imaginado. Cuando me preguntan cómo me interesó la computación, recuerdo a mi mejor amigo en 5to básico. Un día nos dieron una tarea de Excel y él, con 11 años, sabía todos los comandos de excel, copiar, pegar, cortar, tab, shift + mouse shift + tab. Esto fue hace 12 años atrás, donde casi nadie tenía un computador. Yo creía que él era un genio, yo con suerte sabía usar paint. Lamentablemente la mensualidad del colegio subió y él vivía solo con su mamá quien no pudo pagar más y él se tuvo que ir a un colegio en el campo. En cambio mis papás me cambiaron a un colegio mejor, y con mis ahorros compré un computador. Él es técnico en informática en un pueblo chico del sur. En cambio nosotros, tal vez no fuimos genios desde niños pero llegamos aquí. Y toda esa gente que hubiese deseado ser tan afortunada como nosotros merece que nosotros demos lo mejor de Nosotros mismos. Ser ingenieros no nos hace mejores personas, solo más capacitados. Ese amigo tuvo un accidente siendo bombero hace 3 meses y hoy es un paciente de la Teletón. No corramos solo por nosotros, sino por todos aquellos a quienes representamos. Un día otro amigo me hizo un comentario muy clever. Cuando salimos de la universidad cada uno va con su set de herramientas en la mochila. Entonces si alguien tiene que atornillar pero solo tiene un alicate, atornillará usando ese alicate, porque es la herramienta que más se ajusta a su problema. Lo mismo pasa con las tecnologías de desarrollo, cada uno programa con lo que conoce y como conoce, pero todo cambia muy rápido, no dejemos de aprender nunca de los demás, y compartamos todas las herramientas que llevamos en nuestras mochilas.

3. Hay que prepararse para las oportunidades. No esperar que lleguen y luego actuar. Si miramos nuestro alrededor hay varios que se están casando, ya están en familia, con hijos. Otros que están trabajando en grandes empresas de nuestro país, y que son nuestros futuros líderes. Otros trabajando en empresas como Google, Facebook o Amazon, otros postulando a magíster o doctorados en las mejores universidades del mundo, incluyendo la UC. No olvidemos, que está en nuestras manos hacer del mundo un mundo mejor. Creamos el cuento!!, pero seamos humildes a la vez. Si siempre damos lo mejor de nosotros, nuestros sueños llegarán. Las redes que hemos formado son otro de los regalos que nos llevamos del DCC. No las desaprovechemos ni dejemos de cultivar. Lo que más deseo para todos nosotros es que nunca nos convirtamos en robots. Porque por muy preciosa y amada que es la computación, nada de eso sería posible sin los seres humanos, sus culturas y necesidades. Espero que siempre aprendamos más para servir mejor. Hoy todas las ramas del departamento hacen merge para dejarnos en la rama master de nuestras vidas. Hay algunos commits que ni siquiera somos conscientes de que se hicieron, pero esas habilidades las descubriremos cada vez que enfrentemos nuevos desafíos. Ahora somos nosotros lo únicos encargados de nunca dejar de aprender cosas nuevas y de servir a los demás. ¡Gracias!
Belén Carolina Saldías Fuentes, diciembre del 2017″

Graduados DCC UC 2017

Ingeniería Civil de Computación Ingeniería Industrial de Computación Ingeniería Industrial TI
Ignacio Emilio Astudillo Badilla Nikolas Gonzalo Bravo Rakela José Tomás Andrews Lira
Gabriel Eugenio Della Maggiora Valdés Francisco Javier Caro Saavedra Francisco Astaburoaga Domínguez
Fernando Andrés González Allendes Esteban Dib Puelma Felipe Andrés Bobadilla Riquelme
Francisco José Maturana Sanguinetti Thomas Hepner Bossart Isabelle Marguerite Burq Cerón
Ricardo Andrés Rendich Ramírez Santiago Andrés Marti Olbrich José Miguel Bustamante Hasbún
Pietro Armando Rivera Dusaillant Macarena Peralta Costoya Ivania Nadine Donoso Guzman
Iván Ignacio Rubio Venegas Sebastián Alfonso Salata Ruiz-Tagle Tomás Eduardo Fernandez Moreno
Lucas Valenzuela Pugh Augusto Cesar Fabian Sandoval Contreras Carlos Benjamín García Galarce
Jaime Guillermo González Hodar
Felipe Ignacio López Rojas
Carolina Natalia Naranjo Marchant
Andrés Eduardo Piñango Galindo
Cristóbal Richard Hurtado
Nicolás Alfred Risso Cárdenas
Juan Sebastián Rojas Riethnuller
Belén Saldías Fuentes
Gabriel Patricio Vidal Salazar