26 octubre, 2018

Estudiante de Ingeniería UC asistió becada a la mayor conferencia de mujeres en computación a nivel mundial

El pasado 26 septiembre se llevó a cabo una nueva versión de la más importante conferencia de mujeres en el área de ciencia y tecnología a nivel mundial, Grace Hopper Celebration. El evento, nombrado en honor a una de las mujeres pioneras en ciencia en computación y creadora del lenguaje COBOL, se desarrolló en Houston, Estados Unidos son más de 8000 asistentes representando empresas y universidades de todo el mundo.

María Fernanda Sepúlveda fue alumna de pregrado del a Escuela de Ingeniería y quien actualmente cursa magíster en ciencias de la ingeniería, compartió con nosotros su experiencia sobre estar en primera línea en la mayor conferencia de mujeres en computación a nivel mundial.

¿Cómo se organizó el evento este año y cuáles fueron sus ejes temáticos?

Grace Hopper Celebration es un evento anual que celebra los logros de Mujeres en el área de computación y tecnología. Esto no implica que la asistencia sea exclusivamente compuesta por mujeres, habían varios hombres en el evento, el cual en sí es bastante inclusivo.

La conferencia duró tres días completos, con eventos de inicio y cierre. Funciona con tracks de charlas, a cargo de mujeres muy metidas en el área y con experiencia: trabajadoras de Google, Airbnb o de universidades. En el track de carrera (profesional), el énfasis era dar consejos sobre cómo potenciar tu carrera dependiendo de en cuál etapa de la misma estuviésemos. Esto fue muy motivante y muy ad-hoc con lo que allá ocurre, respecto a mujeres siendo un poco más inseguras que los hombres. Este track fue uno de los más populares entre las estudiantes, quizá por sobre tracks más técnicos. Yo fui con un pequeño sesgo de esperar que las charlas fueran muy técnicas, y si bien las habían, las más abundantes eran aquellas sobre carrera: cómo construirla o cómo presentarte en un mundo que es más machista.

Por temas de mi magíster, al track que más asistí fue al de Data Science, donde abordaban técnicas para hacer clustering, desafíos de Inteligencia Artificial -aunque este tenía su track propio- y algunos workshop. Otros tracks importantes fueron el de software, donde abordaban prácticas de desarrollo y hablaban de Agile, SCRUM, entre otras, Seguridad, Human Computing Interaction, los que iban en paralelo al track de carrera. Esto fue un problema, pues al ser tantas charlas a veces estaban dando uno de Sofware Engineering con uno de Data Science al mismo tiempo y uno tenía que elegir a cual ir.

 

¿Tu asistencia al Grace Hopper Celebration surgió por fondos propios, beca, o como parte de alguna delegación?

A inicio de cada año, Grace Hopper Celebration abre un formulario de postulación para becas y en este caso yo fui una de las becadas. Esta es una información que al parecer no muy conocida, pues son pocas las chicas del DCC que postularon. Inclusive desde Chile creo que fui una de las pocas becadas y a nivel global fueron unas 700 en total, beca que GHC incluye pasaje, estadía -sin alimentación ni transporte- y 200 dólares para gastos.Lo beca pide información de que seas estudiante, ya sea de pregrado, magíster o doctorado. Solicita además una carta de recomendación, una experiencia y tu motivación. La carta puede conseguirse con algún profesor, como fue mi caso.

¿Cuáles son las problemáticas que viste abordadas en el evento y que en Chile -por oportunidades, cultura u otro factor- no se están abordando.

Uno de los temas al que le dieron mucho énfasis fue el de las mentorías, tema que en Chile no se habla para nada. Alla descubrieron que tener una mujer como guía ayudaba mucho para las nuevas generaciones de mujeres se potencien entre sí y se vean representadas, ya sea como una mujer que ya está inserta en la industria o como estudiante en la comunidad universitaria para las estudiantes de colegio. La mentoría es tratar de fomentar el que haya mujeres inspiradoras sobre lo que una pueda llegar a ser o hacer en tecnología. Esto apuntaba harto a que las mujeres no siempre son valoradas por lo que hacen, por lo que tener una mentora que ayude en tu camino es algo que para ellos es importante y que no he visto en Chile, quizás por cultura, pero es muy raro decir acá que alguien tiene un mentor.

Otro tema que también se vio mucho fue el relacionado al género. Alguien que tuvo cambio de género no siempre es aceptada como mujer en Chile, pero allá era muy normal y aceptado el que una mujer no lo haya sido toda la vida. Siento que en Chile nos estamos quedando atrasados con eso, es algo que está tomando fuerza a nivel internacional mientras que aquí aún es chocante para muchas personas, sumado al machismo que es demasiado fuerte. Si bien en Chile estamos atrás, muy atrás, en lo de mujeres empoderadas, aún así estamos tratando de avanzar y romper con los esquemas machistas que han estado tantos años tan metidos en la sociedad.

¿Cómo has visto la evolución en participación de las mujeres en el área tecnológica-científica desde tu entrada a pregrado hasta ahora?

Cuando entré a pregrado habían muy pocas mujeres en computación, era raro. Después fui conociendo a más mujeres en el área, aunque en ese tiempo la mayoría de ellas estaban en el rubro de industrial-TI que no es tanto de programación o tecnología dura, sino que más de organizacional o administración. En cambio ahora hay mucha más presencia y bien metidas en el área técnica. Siento que si bien seguimos siendo minoría, estamos avanzando.

En el DCC es tan bueno el ambiente, tan amable la cultura que una no la hacían sentir como que era la única. En ingeniería, también era raro al principio que una mujer quisiera enfocarse a computación, muchas de mis compañeras decían “pero computación es complicado ¿no?” y yo les respondía que no, no era más complicado que las demás especialidades, cada una con ciertas particularidades que son más difíciles. Creo que las nuevas generaciones de chicas que han entrado, ya no tienen tan arraigado el tema que Computación es algo sólo de hombres.