29 noviembre, 2018

Graduado del DCC UC comparte su experiencia trabajando en Google UK

Nikolas Bravo, Ingeniero y Magister en Ciencias de la Ingeniería de nuestra casa de estudios emigró a Londres para integrarse el equipo de trabajo de Google UK. Amablemente compartió con nosotros su visión sobre el integrarse a una empresa del perfil de Google, sus aprendizajes y cómo el DCC le entregó herramientas para afrontar este desafío a nivel técnico y humano.

-¿Cuál fue la motivación que impulsó el irse a trabajar fuera de Chile?

Uff … partimos con la pregunta más difícil. La respuesta tiene dos partes:
Yo me crié en Londres. Me vine al mes de vida y viví mis primeros 6 años acá, incluyendo mis primeros años de colegio, y no estoy completamente seguro si aprendí a hablar Español o Inglés primero. Luego volví a Chile donde continué mi vida, pero nunca me desligué de la cultura británica. Por años una parte de mí no se sentía en casa en Chile y quería volver a Londres, así que luego de una pasantía en Google en San Francisco, opté a volver tiempo completo a Google pero esta vez en Londres.
Por otra parte está el lado más racional y pragmático de mi respuesta. La industria de software en Chile no tiene el desarrollo que si vemos en otras regiones como Estados Unidos y Europa, y si bien esa brecha se ha estado achicando cada vez más rápido -a mi juicio gracias al aporte de buenas universidades, esfuerzos como Start-Up Chile, e inversión extranjera-, sigue sin ser el lugar para tener un aprendizaje más completo y estar en la vanguardia del mundo tecnológico. Lo mismo ocurre respecto al impacto que puede tener mi trabajo: me es difícil imaginar que en Chile mi trabajo afecte la seguridad de miles de millones de personas. De todos modos soy optimista que esto va a cambiar en el futuro.

– ¿En qué consiste su trabajo actual?
Trabajo como ingeniero de software para Google Play Protect, protegiendo a más de 2 mil millones de usuarios de Android. Particularmente, nuestro equipo en Londres se dedica a dos áreas: (1) encontrar señales en el dispositivo que puedan ser usados para detectar malware; y (2) todo lo relacionado a UX de Play Protect en el teléfono mismo, enfocándonos en darle al usuario la información necesaria para que puedan tomar las mejores decisiones respecto a su seguridad de ser necesario.

-¿Qué ha sido lo más difícil de vivir y trabajar fuera de Chile?
Ni el idioma ni la cultura fueron problema. Como mencioné anteriormente, yo viví una parte importante de mi infancia en Londres, y afortunadamente retuve parte importante del acento pese al desuso al volver a Chile. La cultura tampoco fue problema, ya que seguí conectado a la cultura y medios británicos durante mis años de colegio y universidad.
En lo personal creo que lo más difícil fue separarme, aunque solo sea físicamente, de la gente que quiero. Es dura la carga de no poder estar para las buenas y las malas, y aunque me trato de mantener en contacto regularmente, nada supera estar físicamente ahí con ellos.

– ¿Qué es lo que más le gusta del lugar en que está ahora?
Sobre el Reino Unido: el concepto del pub inglés, un lugar hogareño donde se puede ir a conversar con los amigos tomando cerveza o cidra, es genial.
Viviendo en Londres: todo el mundo es accesible. Hay vuelos frecuentes y directos a cada lugar imaginable, algo envidiable considerando que Chile está geográficamente tan aislado.
Sobre la empresa: El nivel de colaboración entre equipos no es algo que yo pensé que podría existir en una empresa de más de un puñado de personas. La escala y el impacto de nuestro trabajo en la vida de las personas es inimaginable en otra empresa.

– ¿Planea volver a Chile en algún momento? 
La verdad es que no está en mis planes volver a Chile, lo que no quita que me interese ayudar a mejorar la industria chilena del software. Si volviese a Chile hay un par de cosas a las que personalmente le pondría mucha atención:
La disciplina operacional es necesaria, pero no en su forma burocrática. En mis años de universidad admito haber mirado en menos los procesos y la documentación pensando que aquello solo ralentizaría el desarrollo mismo. Estaba equivocado. Es importante definir procesos y respetarlos, pero estos deben tener un propósito claro, de lo contrario no son nada más que obstáculos innecesarios. Algunos ejemplos:
Code reviews: estandarizan la calidad del código, mejoran la colaboración entre integrantes, y permiten que nuevos integrantes al equipo de desarrollo logren aprender y adaptarse mejor y más rápido.
Tests: Es una inversión que permite lograr una velocidad estable de desarrollo, sin miedo a romper cosas ni menos tener que pasar todos los días “apagando incendios”.
Reviews de un producto antes de lanzar a producción: Es un buen mecanismo para forzar que ciertos asuntos que por lo generalmente son ignorados por el equipo de desarrollo con tal de lanzar lo antes posible sean solucionados antes del launch. Ejemplos de esto incluyen accesibilidad, seguridad, privacidad, e internacionalización.

Equivocarse es normal y está bien, siempre y cuando se aprendan de los errores. Todos se equivocan, y cuando ocurre es importante identificar la causa de error, y no apuntar con el dedo buscando al culpable. Los errores debieran publicarse internamente, y debiese haber una persona responsable en identificar pasos a tomar para evitar que estos no se repitan.

-Finalmente, ¿qué herramientas piensa que le dio el DCC para enfrentar el desafío de trabajar fuera de Chile?
Más que tan solo aprender ciertos lenguajes, plataformas, frameworks y librerías, aprendí a solucionar problemas. Esto involucra buscar la herramienta adecuada, entenderla, y aprenderla, entendiendo que no todas las herramientas solucionan el mismo problema. Si bien creo que esto me convirtió en un generalista, sin dominio absoluto sobre ningún área, sí otorga flexibilidad y capacidad de aprender.
Por otro lado creo que indirectamente el DCC me enseñó a ser autónomo. Nótese que trabajar de forma autónoma no es lo mismo que trabajar sólo, sino la capacidad de trabajar de forma independiente y poder auto guiarse para lograr un objetivo. Un clásico ejemplo de esto es Proyecto de Especialidad, donde junto antes de una entrega no puedes depender de que el profesor, el tutor, o el cliente te diga qué hacer; es uno mismo quien debe darse dirección.