3 agosto, 2022

¿Cómo vivir en un mundo digital y no perderse en el intento?

No hay duda alguna de que la transformación digital llegó para quedarse, y es que durante los últimos años gran parte de las empresas han optado por evaluar sus procesos e implementar nuevas tecnologías que incrementan la productividad de sus negocios. Si bien, esto implica un avance continuo en innovación y eficiencia, también deja el espacio para preguntarse ¿Cómo esto afectará a los empleados? ¿Qué pasará con ellos?

Estos son algunos de los cuestionamientos que aborda Julio Pertuzé, académico del DIIS, en su columna “(Re) Pensando el rol de las personas en un mundo digital” para el Diario Financiero. En ella, explica que las personas tienen un temor al cambio, una aversión al riesgo intrínseca al ser humano que limita su visión sobre los usos de la tecnología, cuando es el mismo quien decide qué propósito designarle.

Pese a que existe cierto rechazo hacia los cambios por el miedo a ser reemplazados, el académico señala que “el valor del vivo y en directo es irremplazable. Poder formar redes de amistad, poder tener conversaciones no estructuradas que es de donde se nutre la capacidad de innovación y la creatividad de una organización, son procesos que no son necesariamente virtualizables”.

Además, el ex subsecretario de economía expone en el texto que, en caso de estar frente a una cuarta revolución industrial, ya se contaría con la experiencia de haber pasado por las tres revoluciones anteriores, lo que implicaría que “nuevamente seremos capaces de lograr un cambio adaptativo, con nuevas habilidades y aptitudes”, añadió.