28 septiembre, 2015

En Ingeniería UC el pasado tecnológico sigue presente

IMG_0293

El museo de computadores en Ingeniería, fue impulsado por el profesor Miguel Nussbaum el año 2006, y hoy cuenta con más de 50 artefactos en sus vitrinas.

Comprender cómo ha sido el avance tecnológico a lo largo de los años, y entregar un legado a las futuras generaciones. Esas fueron las motivaciones que tuvo el profesor Miguel Nussbaum para crear el Museo del Departamento de Ciencias de la Computación de la Facultad de Ingeniería, donde hoy es posible encontrar diversas piezas que reflejan los rápidos cambios que ha experimentado la sociedad en términos tecnológicos, desde los años 60 hasta la actualidad.

La idea surgió cuando el profesor Nussbaum se encontraba realizando su doctorado en Suiza y visitó el Instituto de Ingeniería Eléctrica del Instituto Tecnológico Federal Suizo, en Laussane, en el cual pudo observar máquinas con cerca de 20 años de antigüedad. “Me llamó la atención que la gente se paraba a mirarlo, y me interesó porque esto daba una perspectiva a lo que uno estaba haciendo, y se podía mirar desde el pasado lo que estaba pasando hoy. Algunos años después de mi regreso a Chile, empecé a contactar distintas personas pidiéndoles máquinas viejas que no estaba usando y que pudieran donarnos”, relata el investigador. Es así que, durante el año 2006 se materializa este proyecto, y hoy ya cuenta con cerca de 50 artefactos tecnológicos de distintas décadas.

Entre los implementos más llamativos se encuentran un simulador de redes eléctricas que utilizó ENDESA en los años 50 y 60, y cuyo tamaño llama inmediatamente la atención. Asimismo, una parte de una memoria de un computador y una consola IBM de principios de los 60; y el primer Apple Macintosh que salió al mercado a mediados de los 80. Igualmente, sorprende una regla de cálculo (gigante) donada por Ingeniería Hidráulica, la cual fue utilizada en clases hasta mediados de los años 70.

Entre otros artefactos, es posible remontarse a la década de los 80 cuando por esos años la entretención tecnológica eran los Ataris, y la comunicación telefónica era mediante equipos análogos, como también los primeros teléfonos inalámbricos y hasta la primera versión de un Iphone.

Un lugar especial, ocupan también los artículos computacionales como discos duros, placas madres, impresoras, disqueteras, manuales de instalación de softwares, monitores y los primeros laptop. Todos artefactos que sorprenden por sus grandes dimensiones, en comparación a lo que ofrece el mercado hoy día.

Para el profesor Nussbaum, este espacio “es un legado para los profesores jóvenes del Departamento de Ciencia de la Computación de la Escuela de Ingeniería, y también es de gran valor cultural y simbólico para los alumnos, porque representa el pasado, y a medida que pase el tiempo ese valor aumentará”, asegura el académico.

Asimismo, el investigador reflexiona que este museo tiene un sentido especial “puesto que estamos en una vorágine tecnológica en la que si tenemos un Iphone 5 ya no estamos a la moda, y nos olvidamos de dónde venimos y cómo se construyó esta historia”. Agrega también, que esta colección “ayuda a mirar el paso de la historia y a entender un poco más cómo se desarrolla el proceso tecnológico”.

Gran parte de las piezas de este museo han sido donadas por los mismos académicos de la Universidad y por alumnos da la Facultad de Ingeniería, y periódicamente es mantenido por Juan Pablo Gastovic coordinador de Tecnologías de la Información, del departamento de Ciencias de la Computación de la Escuela de Ingeniería.

Según comenta su creador, ésta ha sido una iniciativa apreciada por quienes han tenido la oportunidad de estar frente a ella, es por eso que Nussbaum no duda en invitar “a quienes tengan algo de valor histórico que está abandonado, que lo donen al museo, porque acá va a tener un valor para la Universidad, y así los alumnos van a conocer parte de la historia tecnológica”.

 

INFORMACIÓN PERIODÍSTICA

Prensa UC