8 julio, 2016

Expertos ambientales UC advierten riesgos en metas para mejorar la calidad del aire al 2026

EXPERTOS-AMBIENTALES-UCCORTADA

En la foto, el profesor Héctor Jorquera en conferencia de prensa sobre el PDA.

Un equipo de expertos ambientales de la Universidad Católica, asociados al Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (CEDEUS), advirtieron que el actual trabajo del Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) de la Región Metropolitana corre el riesgo de no alcanzar las metas de calidad del aire propuestas para el 2026, si no se corrigen algunos supuestos del sector transporte.

Según los académicos UC Héctor Jorquera, del departamento de Ingeniería Química y Bioprocesos, y Waldo Bustamante, de Arquitectura, respectivamente, las emisiones vehiculares consideradas en el PDA para los próximo diez años, están sobrestimadas y no concuerdan con las mediciones de la composición química de material particulado fino (MP 2,5) que hay en la capital.

Según el académico Héctor Jorquera las emisiones vehiculares que considera el Plan de Descontaminación Atmosférica en los próximos 10 años están sobreestimadas.

Según el académico Héctor Jorquera las emisiones vehiculares que considera el Plan de Descontaminación Atmosférica en los próximos 10 años están sobreestimadas.

“Las emisiones que aportan los vehículos a gasolina y a diésel son prácticamente iguales. Sin embargo, el plan asume que los primeros son responsables del 35% y los segundos del 65% restante”, destacó Jorquera, de acuerdo a un estudio liderado por Ingeniería UC en 2013.

El además investigador CEDEUS agregó que el PDA asume también que el aporte de los óxidos de nitrógeno (NOx) proveniente en su mayoría del transporte en Santiago, representa el 79% del material particulado fino, a diferencia del 50% registrado en los estudios.

“La formación de nitratos a partir de los NOx emitidos en la capital depende de la época del año y de las condiciones meteorológicas particulares de cada día. Por lo tanto, no se puede asegurar que su reducción ante las medidas implementadas, sea proporcionalmente igual en el material particulado fino”, precisó el experto ambiental de Ingeniería UC.

Los académicos concuerdan en la necesidad de profundizar más algunas medidas del PDA, con el propósito de asegurar que en la próxima década se cumpla con la normativa de calidad del aire.

Asimismo, los investigadores llamaron a considerar la variabilidad meteorológica en las propuestas diseñadas en el plan.

La gran meta contemplada en el PDA de Santiago, está en reducir la actual concentración de MP 2,5 en la ciudad a 20 microgramos por metro cúbico (ug/m3) de aquí al 2026. Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) apuntan a que ésta no debe superar los 25 ug/m3 al día.

PRENSA Y COMUNICACIONES

INGENIERÍA UC