Pontificia Universidad Católica de Chile Pontificia Universidad Católica de Chile

Los desafíos de la integridad académica frente a la educación a distancia

Las clases no presenciales han generado una serie de retos tanto en la forma en que los profesores transmiten los conocimientos como también en la manera en que interactúan con sus estudiantes y los evalúan. Un mayor número de pruebas pequeñas y preguntas asociadas a experiencias relacionadas a sus propias vivencias son alternativas para promover el aprendizaje en línea y también evitar conductas como la copia o el plagio.

Fecha de Publicación: 07/05/2020

Desde que se inició la pandemia del coronavirus, la Unesco estima que el cierre de escuelas y recintos educacionales ha impactado a más del 91,3% de la población estudiantil mundial. Frente a esta dificultad, las clases en línea han surgido como una alternativa que, si bien no reemplaza totalmente a la educación presencial, ha permitido que millones de estudiantes en todo el mundo, incluyendo a los de la Universidad Católica, puedan seguir accediendo al aprendizaje.

Más allá de los desafíos inherentes a la incorporación de las clases a distancia en las universidades chilenas, debido a las particularidades de la interacción que se produce entre estudiantes y docentes al estar separados por una pantalla, también surgen interrogantes que tienen implicancias en el plano de la ética y específicamente en el ámbito de la integridad académica. La copia en las pruebas y trabajos ha sido una de las principales dificultades que ha planteado la educación en línea y que han debido enfrentar tanto las universidades en Chile como en el mundo.

El vicerrector Académico de la UC, Fernando Purcell, admite que efectivamente en el contexto de las clases a distancia, la capacidad de los estudiantes de actuar íntegramente al momento de las evaluaciones se ve desafiada. Por eso, destaca la importancia de promover valores centrales en materia de integridad, como honestidad, confianza, justicia, respeto y responsabilidad. “Si bien la universidad entrega conocimientos muy importantes en diferentes disciplinas, también debe formar a las personas y entregarles herramientas para que se conduzcan correctamente en el futuro, durante su vida profesional”, explica Purcell. En tal sentido, agrega que “resulta muy importante que los alumnos comprendan que la integridad es algo que se debe incorporar tempranamente y que forma parte de ser un buen ciudadano, tanto en la sala de clase, como en sus hogares y en el día a día”.

Medidas y recomendaciones

Con el objetivo de promover la integridad académica en el contexto de las clases no presenciales se puso a disposición de los docentes un módulo de contenido en la plataforma del sistema de gestión del aprendizaje LMS Canvas, con el apoyo del Centro de Desarrollo Docente (CDDoc), que explicita qué es la integridad académica, un recordatorio del código de honor y también un espacio de interacción que permite consensuar y definir cómo se puede integrar el contenido a cada curso. También se desarrollaron orientaciones dirigidas a estudiantes para trabajar con Integridad Académica en contextos no presenciales.

La iniciativa forma parte del trabajo que está encabezando la Dirección Académica de Docencia (DADo) y que pretende instalar una cultura de integridad académica en la UC.

Gonzalo Pizarro, director académico de Docencia, señala que se deben repensar las clases, los contenidos y también las evaluaciones en función del contexto online. “Es mejor tratar de hacer más evaluaciones pequeñas, y ojalá muchas de ellas formativas (sin una calificación asociada), de manera que los estudiantes sientan que están bien capacitados para llegar a las evaluaciones donde efectivamente la nota es relevante”, señala. En ese sentido recomienda considerar la sobrecarga que puedan tener los estudiantes, tanto por la necesidad de ajustarse a una nueva forma de asistir a clases, como también por las condiciones contextuales que puedan estar viviendo junto a sus familias, y que posiblemente pueden llevarlos a cometer fraudes o caer en conductas reñidas con la ética.

El también profesor de la Facultad de Ingeniería UC explica que, si bien existen muchas formas de realizar evaluaciones en línea, “lo principal es pasar del modelo clásico, donde las preguntas son muy literales y apuntan a la memoria, y cambiarlas hacia preguntas que están asociadas a experiencias relacionadas con los alumnos, de manera que las respuestas no sean idénticas para todos. En ese sentido las pruebas con libro abierto son buenas formas de hacerlo, porque obligan a docentes y estudiantes a pensar de manera crítica”.

Experiencia regional

Justamente la integridad académica fue el tema central del webinar “Migrando a la educación en línea con Integridad Académica”, que reunió a más de 5 mil personas y que fue organizado por Turnitin Latinoamérica el 21 de abril pasado. El objetivo del seminario, que convocó a expertos de diversos países de la región (Gonzalo Pizarro representó a la UC en la cita) fue entregar herramientas a directivos universitarios y docentes de diferentes partes del mundo para implementar la integridad académica en un contexto no presencial.

Los expertos coincidieron en la importancia de que los académicos hablen desde un comienzo con los estudiantes sobre qué es la integridad académica, y qué acciones remiten a ella, enfocándose precisamente en el contexto virtual.

“Muchas veces los alumnos no han reflexionado sobre el tema del plagio, entonces, desde la primera clase, debemos aclarar con los estudiantes cuáles serán nuestras expectativas respecto de las tareas que esperamos que ellos desarrollen. Es importante que sepan qué se permite en cada actividad, y si la colaboración entre alumnos está permitida o no, por ejemplo”, señaló Armando Alemán Juárez, especialista de Desarrollo de Contenido del Centro de Innovación Educativa de la Universidad Panamericana de México.

Uno de los puntos que se abordó fue la necesidad de repensar las clases y las evaluaciones en el contexto online. “Podemos mirar esto como una oportunidad de mejorar o enriquecer nuestras herramientas de evaluación usando la tecnología”, afirmó Jean Guerrero, director del Centro de Integridad de la Universidad de Monterrey.

La incorporación de un compromiso de los estudiantes con la honestidad en la página inicial de sus evaluaciones o el uso de herramientas tecnológicas que permiten detectar conductas inapropiadas, como el software Turnitin, que detecta el plagio, fueron otras recomendaciones que entregaron los expertos.

Entre las iniciativas que ha encabezado la Dirección Académica de Docencia con la finalidad de instalar una cultura de integridad académica, también está la participación a comienzos de marzo en la Conferencia Internacional 2020 del International Center for Academic Integrity (ICAI), en Portland, Estados Unidos, instancia a la que asistieron Gonzalo Pizarro, Juan Andrés García del Centro de Desarrollo Docente (CDDoc) y los académicos Verónica Mies (Instituto de Economía) y Matías Hube (Facultad de Ingeniería Civil). Entre los temas abordados en la conferencia estuvieron la importancia de enfatizar el aprendizaje sobre el rendimiento, la necesidad de que los profesores entreguen un buen ejemplo en su comportamiento a los alumnos, entre otros temas.

Revise la edición completa de esta edición de Visión Informa pinchando acá.

Información periodística

Antonia Krebs
Periodista de la Dirección de Desarrollo Docente
akrebs1@uc.cl


CONÉCTATE CON INGENIERÍA UC

Suscríbete a nuestro newsletter

Podrás conocer las últimas iniciativas de Ingeniería UC.

Suscríbete

Contáctate con nosotros

Información sobre las distintas áreas de Ingeniería UC.

Contáctanos

Postula a Ingeniería UC

Conoce la información relevante para postular a la carrera.

Postula