Pontificia Universidad Católica de Chile Pontificia Universidad Católica de Chile

Una nueva generación de alumnos viajó a Tanzania en el marco del programa IUCDF

Los estudiantes realizaron labores de apoyo escolar, restauración, limpieza y construcción en una comunidad ubicada en la ciudad de Tabora, Tanzania, por alrededor de un mes en el marco del programa Ingenieros UC Desafiando Fronteras.

Fecha de Publicación: 30/08/2018

14 estudiantes de Ingeniería UC acompañados por la subdirectora de la Dirección de Responsabilidad Social, Soledad Ferrer, realizaron un nuevo viaje a Tanzania, África en el marco de la cuarta versión del programa Ingenieros UC Desafiando Fronteras (IUCDF), cuyo objetivo es potenciar la formación de profesionales conscientes de la realidad en la que viven al contrastarse con una realidad social, cultural y religiosa totalmente distinta a la chilena.

El programa, impulsado por la Dirección de Responsabilidad Social de Ingeniería UC desde 2013, contempló la recaudación de fondos para realizar el viaje, un semestre de preparación y una estadía de un mes en el pueblo de Tabora, en donde los estudiantes compartieron y realizaron labores de apoyo escolar en el orfanato, internado y colegio de niños y niñas de la Congregación Misioneros de San Francis de Sales. El grupo de estudiantes también desarrolló otros proyectos de acuerdo a las necesidades de la comunidad: la implementación de un canal para el drenaje y flujo del agua, la limpieza, construcción y restauración de distintas áreas de la localidad como el comedor del orfanato y la casa “Simba Clay”, lugar que alberga y enseña a personas ciegas a hacer utensilios de greda para poder sustentarse.

Soledad Ferrer, subdirectora y profesora de Ingeniería UC, quien ha estado a cargo del programa IUCDF desde el 2013, se siente muy satisfecha con la experiencia y con el trabajo de los alumnos: “Los estudiantes fueron muy trabajadores, con mucha iniciativa, hicieron una verdadera experiencia de entrega, que fue enriquecedora tanto para ellos como para los niños de la comunidad. Se propusieron entregar alegría y lo lograron. Demostraron que no sólo se es ingeniero con la mente, sino que también con el corazón”. La profesora también enfatizó que la ayuda es recíproca, “los estudiantes aprenden y se contagian con la cultura africana; ven la vida de una forma más sencilla, menos acelerada, más reflexiva, empática y profunda”.

Testimonios alumnos

Mélanie Geissen, alumna de sexto año de ingeniería civil industrial, cree que esta experiencia cambió su vida. Desde ahora quiere dedicarse de forma profesional al rubro social y medioambiental una vez que egrese de Ingeniería en la UC. “Lo que más me gustó fue trabajar con los niños, me di cuenta que al final, ellos nos entregaron mucho más de lo que nosotros le entregamos a ellos”. La alumna recomendó la experiencia en IUCDF para todas las personas, sin importar la edad, carrera u ocupación. “Creo que cada persona la vive de una forma diferente; cambia la importancia que le damos a cada cosa, es una instancia de dedicación, desconexión y sobre todo aprendizaje”.

Diego Pulido, alumno quinto año de ingeniería civil industrial, explicó que con sus habilidades y herramientas adquiridas en ingeniería pudo aportar en varias labores que realizaron dentro de la comunidad: “Fue un desafío arreglar el comedor de los niños. Estuvimos a cargo con otras compañeras y con pocos materiales pudimos renovarlo y dejarlo como nuevo, estábamos bien alineados y buscábamos sacar lo mejor de la experiencia. Cuando terminamos, el lugar tenía otra energía y los niños lo notaron, se pusieron muy felices al verlo, y nosotros aún más”.

Vicente Jander, alumno de quinto año de ingeniería hidráulica y ambiental, resaltó que para él lo más importante fue haber diseñado el canal: “Era agua estancada e insalubre, había muchas enfermedades que podían contagiarse por no tener un sistema de drenaje. Después de un duro trabajo lo dejamos operativo y nunca se me olvidarán sus sonrisas de gratitud”.

Además, los estudiantes de ingeniería vieron el mundial de fútbol con los niños del internado y del orfanato. “Me sentí como haberlo visto en un estadio lleno, y lo vimos con 200 niños. Todos estaban muy emocionados, la mitad alentaba a Croacia y la mitad a Francia”, declaró Jander.

Joaquín Couyoumdjian, alumno de tercer año de Ingeniería, cuenta que lo que más le impactó de Tanzania y de su cultura, fue la simplicidad y humildad del estilo de vida de las personas. “No estoy hablando en un sentido material o económico, sino en un plano de espiritualidad y su concepto de felicidad. Por ejemplo, en las actividades que hacíamos en las tardes con los niños del orfanato, podíamos jugar a perseguir un globo y para los niños era la mejor actividad del día. No necesitábamos una cancha de fútbol, Ipads ni nada más. La alegría y sonrisas se manifestaban con los detalles más pequeños”.

Comunidad y evento de beneficencia

La Congregación de los Misioneros de St Francis de Sales llegaron a trabajar a Tanzania, en la ciudad de Tabora en 1988 con el objetivo de entregar educación escolar, realizando también un trabajo social que incluye el cuidado de jóvenes, huérfanos y niños en situación de abandono. En el colegio existen 1.900 alumnos entre preescolar, primaria y secundaria.

El jueves 6 de septiembre, se realizará un evento para recaudar fondos para financiar el viaje realizado a Tanzania y en el que los estudiantes que participaron contarán su experiencia. El lugar de encuentro será el Café Clementina ubicado en el Campus San Joaquín a las 19:00 horas y el aporte es voluntario con un mínimo de tres mil pesos.

Para mayor información escribir a: iucdf@ing.puc.cl.


CONÉCTATE CON INGENIERÍA UC

Suscríbete a nuestro newsletter

Podrás conocer las últimas iniciativas de Ingeniería UC.

Suscríbete

Contáctate con nosotros

Información sobre las distintas áreas de Ingeniería UC.

Contáctanos

Postula a Ingeniería UC

Conoce la información relevante para postular a la carrera.

Postula