17 diciembre, 2015

Francisco Larraín, ingeniero UC y emprendedor serial

Sin título-1

CEO Zappedy / Director Ingeniería Groupon

Después de tres años como director de Ingeniería de Groupon en California, Estados Unidos, Francisco Larraín Wicha dejó su cargo para dedicarse tiempo completo a la creación de dos nuevos emprendimientos: Sudo y Zafe. El pasado 27 de noviembre viajó a Chile para participar como invitado de honor de la Ceremonia de Entrega de Títulos y de Grados 2015 y además participó como jurado en la final del curso Investigación, Innovación y Emprendimiento (ING2030), que se realizó el sábado 28 de noviembre y en la que alumnos de tercer año de ingeniería presentaron 11 inventos tecnológicos.

Este emprendedor serial se tituló en 2004 de Ingeniero Civil de Industrias con diploma en Ingeniería Eléctrica con el mejor promedio de notas de su generación y desde entonces ha tenido un desarrollo profesional ascendente, destacando por su creatividad e inquietud constante por desarrollar nuevos proyectos.

Desde pequeño mostró una gran curiosidad científica que lo llevó a obtener un Magíster en Física, pero luego poco a poco se encaminó hacia el mundo del emprendimiento y el desarrollo de nuevas tecnologías.

Recién titulado incursionó en el ámbito de las finanzas. Fue el gerente de Portafolio de Bancard entre 2004 y 2007. Luego viajó a Palo Alto, California, donde está radicado con su familia hasta el día hoy. Obtuvo su MBA en la Escuela de Negocios de Stanford en 2009 y luego comenzó de forma autodidacta a aprender programación. ”Los primeros meses me dediqué a aprender bases de datos, sistemas operativos, compiladores, me compré muchos libros y empecé a programar algunas ideas”, cuenta. Luego comenzó a trabajar en el startup de su amigo Lee Linden, Tapjoy, con la sola intención de aprender a emprender. “La historia de la compañía de Lee es muy linda, un día después de 8 meses de darle duro descubrimos una manera de instalar aplicaciones en el iphone y todo cambió del cielo a la tierra y nos fue muy pero muy bien”.

El invitado de honor 2015 fue el emprendedor serial  e ingeniero UC Francisco Larraín.

Francisco Larraín en la Ceremonia de Títulos y Grados 2015.

Francisco Larraín en la Ceremonia de Entrega de Títulos y Grados 2015.

Francisco Larraín en la Ceremonia de Entrega de Títulos y Grados 2015.

En 2010, en asociación con Evan Macmillan, Daniel Pérez Rada y Ricardo Zilleruelo-Ramos fundó con la ayuda de inversionistas ángeles, Zappedy, una firma de tecnología proveedora de servicios online a empresas locales que necesitan nuevas herramientas para fidelizar a sus clientes. “Esa sensación de que hay que seguir dándole fue absolutamente clave para mí cuando empecé con Zappedy”. En menos de dos años su emprendimiento fue adquirido por Groupon.

Fue así como se convirtió en director de Ingeniería de esa compañía en California, cargo en el que permaneció hasta comienzos de este año, cuando decidió dedicarse tiempo completo a la creación de Sudo y Zafe.

Sudo es un chatbot para las empresas. “La idea es poder desarrollar una solución que permita a los trabajadores hacer todos los trámites típicos de una empresa (como por ejemplo pedirse días de vacaciones o rendir gastos de un viaje, et.) a través de una interfaz chat conversando con un robot”, explica Larraín, CEO de la compañía que está terminando de levantar una ronda por 2MM y está basada en Menlo Park, CA. Zafe es una alarma de bajo costo que utiliza a la comunidad (vecinos) para alertarse en caso de robos u otros. La empresa se acaba de ganar un proyecto CORFO para desarrollar un piloto en Chile y testearlo. Actualmente, cuenta con cinco ingenieros, dos de ellos trabajando desde Chile.

Larraín recuerda su paso por la Escuela y su grupo de amigos: ”Hablábamos de Quake o Starcraft en la cafeta, hacíamos proyectos de electrónica, y por supuesto estudiábamos para las Ies. Con este grupo realmente aprendí estudiando lo que significa cabecearse. Esa sensación de estar en una I y no tener absolutamente ninguna idea de cómo resolver el problema y saber que el tiempo está pasando (y la tortura era aún mayor, porque en nuestros tiempos había que dar pruebas en la A7 los días sábado)”. Y compara con la sensación que le provoca crear  nuevos proyectos: “Emprender tiene la misma sensación para mí, es como estar en una I cabeceando: el estar con un problema al frente completamente quebrado y no saber cómo resolverlo. Fue esta Escuela la que me enseñó lo siguiente: a tener fe y seguir escribiendo porque la solución va a salir. Desarrollar tecnología es precisamente esto, es identificar un problema quebrado e inventar una solución a este”.